Ir al contenido principal

EL AJEDREZ DE CARLOMAGNO. EL ULTIMO DÍA ANTES DEL CONFINAMIENTO




El lunes 09 de marzo, al realizar una visita guiada al museo-tesoro, al comenzar a comentar el fabuloso Ajedrez de Carlomagno, de plata cubierta de esmaltes, reparé en una pequeña parte de la base de plata más brillante de lo habitual, que raro. Tiene bastantes carencias de esmalte pero llevan tiempo y el ojo ya las conoce a fuerza de verlo todos los días. Por eso esa zona destacaba sobre las demás. 
Ajá, sobre el terciopelo rojo de la vitrina, allí estaban las esquirlas. Rápidamente se dió parte con foto a las restauradoras del Museo de Navarra y el miércoles 11 Berta Balduz procedió a analizar la pieza mediante instrumentos ópticos y electrónicos.  


Una pequeña parte del esmalte verde que cubre la túnica de este joven personaje del Antiguo Testamento, se había desprendido. Felizmente pudimos recuperar la mayor parte de los pedacitos y la restauradora con mucho mimo los volvió a colocar aunque no se recuperaron en su totalidad.
                                                                 Elviernes 13 de marzo, ultimó la restauración. Al día siguiente, se procedió a cerrar el museo debido a la instauración del estado de alarma por la pandemia declarada de coronavirus. Cuando volvamos a poder verlo la cosa habrá cambiado. Ha quedado transitoriamente reubicado de una manera que garantiza su estabilidad, horizontal.






El ajedrez lucía esplendoroso en una posición vertical nada recomendable para su buena conservación, como hicieron constar en su restauración realizada en 1998 en el Instituto de  Patrimonio Cultural de España (IPCE). 
De manera provisional, en cuanto Berta Balduz acabó su intervención se dispuso la pieza el la vitrina del códice "Pretiosa", aunque la iluminación no es la adecuada, en tanto no se traiga una nueva vitrina con su correspondiente iluminación, el ajedrez se verá así.



Comentarios