Ir al contenido principal

Un extraño puente

Son tantos días, y está tan temeroso el bolsillo del personal que no hay muchos visitantes. Es diciembre y todavía no hemos visto la nieve. No hace demasiado frio, el bosque ya ha perdido todas las hojas. Llueve y las piedras parecen aún más antiguas y misteriosas. Me encanta Roncesvalles también bajo la lluvia.
Delante del Silo y Santiago, un invierno cualquiera, no éste, de momento.

Comentarios