Ir al contenido principal

LA ESMERALDA

POEMA DE LA PRECIOSA 22 (Continuación)


Huérfanos acoge con materno amor,
Y a todos enseña del modo mejor,
A llenar la vida de honrada labor,
Sin usar de medios que causan rubor.

Hoy es un buen día para empezar a comentar el tema de la "ESMERALDA DE MIRAMAMOLIN", tan verde, tan mitificada, tan cargada de valor sentimental. 
Desde la niñez hemos recibido la  idea de que la esmeralda de Roncesvalles es la que trajo nuestro rey Sancho el Fuerte de la batalla de las Navas de Tolosa en 1212 y que está en el medio del escudo de Navarra, rodeada por las cadenas. 
Anverso de la esmeralda
A más leyenda, es tradición que el colgante estaba en el turbante del Miramamolin, el cual tenía lleno de esmeraldas y por ello le apodaban "el verde".
La verdad es que es un colgante fantástico, con forma de concha, oro esmaltado en blanco por detrás, como se aprecia en las fotos.
Los escritores y cronistas de la Colegiata del pasado siglo se empeñaban en demostrar que era una esmeralda oriental por su magnífico "jardin interior", es decir, por las imperfecciones e inclusiones que presenta.
Reverso de la esmeralda
Repasemos las referencias que a través del tiempo nos han llegado sobre la esmeralda.
Creo que la primera corresponde a Garibay, autor al que tal vez hay que coger con pinzas. Hacia 1541 dice que Sancho encontró una gran esmeralda en el suelo de la tienda del Miramamolin vencido, que al huir, con las prisas, se le cayó y el rey Sancho la mandó engastar en su escudo, pero en el escudo físico de defensa. No describe como es la piedra.
El manuscrito de Huarte la menciona pero no dice que esté aquí. Incluso en su obra hace un bonito dibujo del escudo de Navarra con una piedra facetada en medio de las cadenas ganadas por Sancho el Fuerte, al que numera como el 8º.


Dibujo del escudo de Navarra en el manuscrito de Huarte.
Continuaremos el tema en otra entrada, solo un apunte: la Wikipedia, desde hace pocos meses, hay un artículo sobre la "Batalla de las Navas de Tolosa" donde aparece el asunto de la esmeralda y dice:
Como curiosidad cabe destacar que, según la leyenda, las cadenas que mantenían atados a esos imesebelen, la Guardia Negra del califa, son las que incorporó Sancho VII al escudo de Navarra y que aquel ejemplar del Corán tenía una enorme esmeralda en el centro, la cual también añadiría el monarca navarro a dicho escudo..

Comentarios