Ir al contenido principal

AJEDREZ DE CARLOMAGNO II

Deciamos que el "Ajedrez" no es un cuadrado, sino un rectágulo. Sus medidas son 57 cms x 47 cms y tiene 5 cms de altura. En 1998-1999 fue restaurado en profundidad en el Instituto de Patrimonio Histórico Español. Después de desinsectar, tratar la madera, analizar los esmaltes y consolidarlos fue devuelto en junio de 1999. La intervención se realizó en el marco de la exposición del Banco Central Hispano (el actual Santander): "OBRAS MAESTRAS RECUPERADAS" gracias a la cual se pudieron restaurar increibles piezas del patrimonio artístico español, entre ellas nuestro "Ajedrez". La datación no acaba de ser firme pero la podemos situar en la primera mitad del siglo XIV, antes de la llegada de la peste a Europa.
Evidentemente es legendaria la historia de que Carlomagno, el 15 de agosto del año 778, estaba jugando sobre esta pieza al ajedrez mientras esperaba que la retaguardia de su ejercito, al mando de Roldan, atravesara el puerto.

Otra buena foto del Ajedrez" completo, algo más dorada.


 El primer estudio serio que se realizó de la pieza es obra de Marquet de Vasselot en el año 1897 y apareció en la Gazette des Beaux Arts. M. De Vasselot analizaba el Tesoro de Roncesvalles con gran meticulosidad y resulta muy curioso comprobar que un gran especialista como él, que poco después fue nombrado conservador del Museo Louvre, no se fijara en el clarisimo punzón situado en un costado, que nos indica su factura en Montpellier. En su estudio baraja la posibilidad de que fuera de talleres aragoneses o de Cataluña, seguramente porque contiene reliquias de santos españoles. En ningún momento se le ocurre la posibilidad de que fuera de origen francés.Tal vez en esas fechas aún no se daba la importancia debida a este tipo de marcas tan ilustrativas, pero no deja de sorprender. Si lo hubiera considerado importante, como lo es, habría consignado el caso de no poder verlo por no permitirle los canónigos un acceso directo a la pieza. En cualquier caso, su estudio sigue siendo estupendo, exahustivo y pormenorizado y desde luego, otorga un gran valor a la pieza.

El punzón del Ajedrez


Ha habido multiples especulaciones sobre la relación del relicario con Carlomagno, con el prior D. Francisco de Navarra y con el rey de Navarra Carlos II de Evreux, apodado "El malo". 
En el primer caso, el supuesto es que realmente la batalla de Roncesvalles tuvo lugar por aquí; que Carlomagno ordenó hacer la gran sepultura que llamamos "SILO DE CARLOMAGNO" para enterrar a sus guerreros; que puso una comunidad de monjes para honrar permanentemente a sus muertos; que les dejó una serie de reliquias (A Carlomagno le encantaban las reliquias, tal vez para sentirse más legitimado) y que parte de esas reliquias fueron expuestas en esta pieza en el siglo XIV, junto con otras que habian ido llegando a manos de la Colegiata. En fin, son demasiadas cosas a presuponer.
En el segundo se considera probable que fue un pequeño retablo que presidía la iglesia de la encomienda de Montpellier y que en el siglo XVI, ante las dificultades con los protestantes, el prior D. Francisco mandó trasladar a Roncesvalles los objetos sagrados de la encomienda, entre los cuales el "Ajedrez". Hilario Sarasa, contador administrador de la Real Casa y autor de una reseña histórica en el siglo XIX, dice que las reliquias las trajo el rey de Navarra Teobaldo II de Champaña (2ª mitad del siglo XIII) y que D. Francisco las puso en el "Ajedrez".
En el tercer caso se considera que la pieza pudo ser un regalo del rey Carlos de Evreux pues la zona de Montpellier paso a dominio de la casa de Evreux a partir de 1365 y el rey fue muy amigo de la Colegiata, de hecho eligió Roncesvalles para que depositaran aquí sus entrañas al fallecer, por cierto jamás localizadas.

Comentarios