Ir al contenido principal

UNA TACITA DE CHOCOLATE EN RONCESVALLES

POEMA DE LA PRECIOSA 36 (Continuación)

Aquí el rey de los navarros, de grande bondad,
A los peregrinos con regia piedad,
Construyó una iglesia que goza de la cantidad
de diez mil cuatrocientos sueldos a perpetuidad.

Tal vez esta estrofita dió a pensar a más de uno que la diminuta iglesia de Santiago fue la fundación del rey Sancho el Fuerte; cuando en 1883 pasó por aquí Madrazo para realizar su catálogo de patrimonio español, la iglesia colegiata estaba absolutamente transformada, tirando a barroca y se le presentó la iglesia de Santiago como la fundada por el rey. Pero Madrazo, que ya había visto muchas maneras de hacer, rehacer y deshacer en los monumentos antiguos, supo ver las hechuras góticas escondidas de la iglesia colegial y sacó del error a aquellos canónigos, gracias a sus indicaciones se pudo realizar la restauración de 1940-45, aunque muchas cosas fueron reinventadas y criticadas (ya mencioné la crítica de Torres y Balbás).
Es muy sabrosa la crónica que hace Madrazo de su paso por Roncesvalles y como creían que se pondrían morados de comer con la fama de riqueza de Roncesvalles y sus canónigos. Los acompañantes de Pamplona, que ya conocían la precaria situación real, se trajeron unos bocadillos de casa. Qué chasco se llevaron, con un estruendoso fragor en las tripas, cuan do a las 5 de la tarde, ya a la despedida, les trajeron una bandeja, que Madrazo dice que no olvidará nunca, con una pequeñas jicaritas de chocolate. Ayyy!, el famoso tesoro de Roncesvalles, cuanto ha engañado!
No puedo evitarlo, no me resisto a poner la foto de esa bandeja que aún está en la casa de los canónigos. Es preciosa.

La bandeja que no olvidaría Madrazo
El pasado sábado 1 de abril vino un grupo de la Asociación CALIU CONGRÉS de Barcelona en su 25 aniversario. Algunos miembros del grupo ya conocían Roncesvalles pero quisieron rememorar lo que años atrás vieron. espero que no les defraudara la actualidad. 
Ahora una foto de grupo de la visita en el Silo de Carlomagno. 

La Asociación Caliu Congrés en la escalinata del Silo de Carlomagno

Comentarios