Ir al contenido principal

SANCHO EL GUAPO

El resucitado es un hombre joven, desnudo, cubierto parcialmente con manto. Está orante con los brazos muy extendidos hacia arriba, dentro del ataud. La perdida de esmalte no nos permite apreciar la colocación de la tapa de la caja, parece estar detrás, en diagonal. Lo que si se aprecia perfectamente es que la caja del ataud es diferente a la anterior: esta tiene unos casetones cuadrados tallados en el lateral visible.

Estos días la escultura de Sancho nos ofrece sorpresas. El pegote de la nariz, que días pasados estaban levantando ha desaparecido y muestra un cajeado muy bien labrado que según parece fue realizado en 1911, cuando deciden que no hacer nuevas estatuas al rey y su esposa Clemencia sino restaurar la que se encontró. El picado de la piedra es muy nuevo y la verdad, la cara de Sancho es mucho más interesante, me atrevo a decir que es un hombre guapo, vigoroso y fuerte. ese pegote de nariz le afeaba mucho.

Antes de tomar ninguna decisión sobre como actuar al respecto, el viernes vinieron algunas personas cuya opinión cuenta: Alicia Ancho, restauradora del Gobierno de Navarra y Clara Fernanadez Ladreda, profesora de arte en la UN. En está foto estan junto a parte del equipo de restauración de Sagarte. Clara no quería por ningun caso dejarse fotografiar, pero finalmente accedió. Aquí está la foto:

Comentarios