Ir al contenido principal

EL CENTRO DEL AJEDREZ DE CARLOMAGNO

Hemos llegado al centro del ajedrez. Esta placa dota de sentido a todo el conjunto. 
La placa tiene carencias en la parte central. El fondo cubierto de esmalte azul tiene una labra diferente al resto, presenta una decoración en pequeños rombos: losangeado. El manto de Jesús tiene un precioso broche de sujección. Sólo uno de los profetas del larguero superior lleva algo parecido.
Habitualmente se considera que es Cristo Juez, pero...... sombra lectora, me he dado cuenta de que Cristo está de pie, no sentado como siempre hemos creido; que no lleva túnica sino que se le ven las costillas y la lanzada. Y por supuesto, nos muestra sus llagas de la crucifixión en manos y pies. Está de pie, sí, pero como flotando sobre esas ondas que en las placas de los ángeles trompeteros representaban las nubes, aunque en otro color. 
¿Es Cristo resucitado? 
La iconografía de todo el conjunto parece hablarnos más de la Resurrección que del Juicio Final. Me parece que en realidad toda la parte central es el "CREDO" que acaba con "...la resurrección de los muertos y la promesa del mundo futuro". No hay juicio ninguno, no hay pecadores ni justos, no hay amenazas infernales. Es tan esperanzador para todos esos muertos que en las dos líneas inferiores salen de sus tumbas.....: Podeis salvaros!!! Es el tiempo de la peste: "LA IRA DE DIOS". En esos tiempos de muerte presente y cotidiana, esta visión tan esperanzadora tenía que consolar mucho. La peste era el castigo de Dios por tus pecados, y te condenarás; te condenarás? NO, hay una esperanza.
En tiempos de la peste del siglo XIV, que es cuando se realizó la pieza en Montpellier, en el hospital de Roncesvalles se hacía pasar una forzosa cuarentena para evitar la difusión de la epidemia, ya que las vias comerciales y de peregrinación contribuyeron sobremanera a su extensión. Y cómo no iba a ponerse la gente a peregrinar! implorando perdón, buscando curación, huyendo de la enfermedad....


Comentarios