Ir al contenido principal

LAS MONUMENTALES NEVADAS DE RONCESVALLES

Sombra lectora, ayer no pudimos cumplir nuestro objetivo de recuperar la narración de D. Agapito. Ahora va, pero antes..... unas fotos de ayer lunes, que seguía nevando



Las fotos son del mismo sitio: el pk 27 de la carretera del valle de Arce, una de ayer, la otra del otoño avanzado.


La oficina de turismo está casi enterrada en la nieve. Cuando pase el temporal trataremos de abrir camino y despejar. He encontrado esta foto antigua de la oficina cuando era el molino, supongo que ya sin funcionamiento. Todavia muestra su tejado de tablilla de madera, al modo antiguo. Al fondo hay gente en un almuerzo campestre, que supongo son de alguna romeria.




La concreción de nieve en la limahoya norestecambia cada día de forma pero mantiene su peligro.


Los medios hace guardia permanente en Roncesvalles y trabajan en unas condiciones realmente difíciles, como puede apreciarse.

Vayamos con el relato de D. Agapito.


D. Agapito escribe entre los días 1 de enero y 4 de febrero de 1945; en todo ese tiempo, se alternan grandes nevadas con hielos intensos de entre menos 12º y 14 º, cosa que este año no ha habido, más vale.

Parece ser que para cuando empiezan las nevadas ya hay una capa de nieve, no muy gruesa, que permanece desde el 7 de diciembre. Como hace tanto frio, dice que hacen las misas y oficios en una habitación de la Casa Colegiata y los días festivos en S. Agustín (donde ahora ya no se puede entrar). No es que hubiera menos nieve aquel año, los hielos provocaban la acumulación en los tejados con gran peligro, de hecho se hundieron varios tejados en sucesivos momentos entre el día 15 y 25 de enero, cuando se hundió el tejado de la iglesia de Santiago y el de la casa sacrsitía vieja. Se refiere al edificio más bajo que se aprecia en esta foto,


detrás de la torre de S. Agustin, que tapaba la cabecera de la iglesia desde 1600 más o menos hasta que en la restauración de 1940 se construye nueva la actual en el lado norte, donde esa alegre pandilla inconsciente se deslizaba el otro día.

esa mencionada acumulación de nieve en los tejados causa una gran inquietud, dice que "sobre el claustro gravita el peso de 3 metros de nieve". En Orbaiceta se hundieron 3 casas, en Espinal otra.

Como no hay comunicación ni avituallamiento comienzan a escasear los víveres. Fallecieron algunas personas congeladas: un  hombre entre Orbaiceta y Villanueva de Aezkoa y una gitana en Saragüeta.

El puerto de Ibañeta permaneció cerrado durante todo ese tiempo y por lo que se desprende de la lectura, a D. Agapito le afectaba sobremanera la falta de comunicación y correo.

El día 25 entró el bochorno y con él, un rápido deshielo. La nieve comenzó a caer de los tejados arrastrando las planchas de cinz y provocando incontables daños. Ese día un camión muy potente viene desde Aoiz limpiando la carretera y trayendo el correo, con gran alivio de D. Agapito, que consigna 22 días sin noticias.

Para el día 4 de febrero "llega gente de todo pelo a practicar el sport invernal del esquí"; enfin, como ahora.

Otro día la narración de D. Juan de Huarte, cronista de la nevada de 1600.

Comentarios