Ir al contenido principal

CUANDO LOS LOBOS ATACABAN A LOS PEREGRINOS

Estas fechas el verano ya no igual. refresca bastante por las noches y al amanecer, pero aún disfrutamos de días de sol. A partir de ahora el bosque estará cada vez más hermoso en un lento proceso que culminará en una explosiva belleza a finales de octubre.

Ultimamente nos piden fotos de un detalle del repostero realizado por Mª Eugenia de Aristegui en 1978, que representa en tejidos superpuestos y bordados, los dos temas recurrentes en la iconografía de Roncesvalles: La maravillosa recuperación de la escultura de la Virgen de Roncesvalles y el ataque de los lobos a los peregrinos. Este último es el detalle en cuestión.
El repostero reproduce, con una interpretación bastante libre, otra representación más antigua que se realizó en torno a 1600: el retablo de madera que estuvo colocado en la cabecera de la iglesia colegial hasta las obras de restauración de 1940. Hoy en día ambas representaciones se encuentran en el museo-tesoro de Roncesvalles. Hélas aquí.


Esta primera es la del repostero, los hermanos de la orden de Roncesvalles están haciendo frente a los lobos, y los peregrinos se aproximan al hospital.


Aquí está el relieve del retablo realizado en 1600. Es muy gráfico, con un lobo mordiendo el brazo del peregrino, que invocando a Santiago, recibe el auxilio de los hermanos de la orden de Roncesvalles.


Esta última imagen puede ser de un grabado dieciochesco.
Aquí no hay fratres/hermanos de la orden que defiendan a los peregrinos. Solo se ve un recinto de piedra muy sencillo con la palabra "HOSPITAL".
Cada uno de los tres peregrinos es atacado por un lobo en diferentes partes. Los peregrinos están muy bien identificados con sus atributos: conchas, huesitos cruzados,, grandes bastones.....
Hay unos arbolitos y el paisaje puede ser el alto de Ibañeta.

Comentarios