Ir al contenido principal

COMO NO, LA NIEVE Y MÁS COSAS DE SANCHO

No son las nevadas del año apasado, ¿te acuerdas sombra lectora?, ni los hielos del anterior; pero ayer lunes, día 10 y hoy no cesa de nevar y el claustro se va llenando como se puede apreciar en la foto que acabo de tomar.


Después del cierre de enero ha costado un poco reincorporarse, pero ya estamos en ello con el horario reducido de febrero. No aparece mucha gente pero, de nuevo alguien pregunta por la espada de Sancho. La persona que lo hizo, creo que su nombre era Josean, pasó en Roncesvalles gran parte de su niñez y la figura de Sancho no solo quedó grabada en su infantil admiración por el gigante. Con el correr de los años ha aumentado su interés por el y lo que le rodea, leyendo todo lo que encuentra. 
El nunca vió la espada atribuida a Sancho, como asegura haberlo hecho mucha gente. pero cree que debería estra en algún sitio y que seguramente sería la que se represenbta en su  escultura funeraria. Por cierto, una espada para usar con una sola mano, no un mandoble que hay que coger con las dos. Saber que está representado en el pomo va a ser muy difícil, ¿no crees, sombra?



Aprovecho la ocasión para poner esta foto de la suela del zapatito de doña Clemencia, que ya me gustaría encontrar. Por lo que se ve, se lo llevó Hermilio de Oloriz, en los días de 1912 en los que estuvo expuesta y abierta la caja con los escasos restos de Sancho y Clemencia. D. Luis del Campo consiguió esta foto que reproducimos aquí. Por cierto, la huella de esa suela es la que está grabada en un sillar y que hemos cogido como emblema de nuestra actividad.




Comentarios